Latest Entries »

Cuando escuche por primera vez este termino de verdad no sabía que esperar.

Las curvas de rarefacción son un índice de diversidad que pueden ser utilizadas por los ecólogos de todas áreas, y son una unidad de esfuerzo de muestreo de especies, donde se dibuja una curva que se pretende llegue a ser asíntota, es decir, si la curva llega a ser asíntota se tuvo un buen muestreo de acuerdo al número de especies identificadas.

Me puedo imaginar que hace algunos años calcular estas curvas de rarefacción era una tarea difícil dado que el uso de las computadoras no era tan amplio como lo es ahora, pero cuando estas se popularizaron se volvió una tarea relativamente sencilla, al solamente tener que ingresar las matrices de datos y dar clicks. También me puedo imaginar que los problemas más comunes eran básicamente tener ordenadas las matrices de datos y seguir el principio de GIGO. Además, también puedo creer que las matrices eran relativamente pequeñas (10×100?) y se podían hacer correcciones manuales y a “ojiori“.

Ahora los microbiólogos están haciendo uso de ellas y esta tarea se ha vuelto una pesadilla. Imaginen que con las nuevas técnicas de secuenciación masiva pueden reconocer hasta miles de especies en una sola muestra, estamos hablando de matrices de X’s numero de muestras (renglones) por 1,000 o más número de especies (columnas). Sin duda, las técnicas de correción a ojiori han pasado a ser cosa del pasado.

Ahora bien, los expertos en bioinformática han venido a resolver estos tipos de problemas al crear software que nos hace el trabajo sucio de hacer nuestros scripts. Aun así, la mayoría de estos programas están pensados e ideados para matrices  “pequeñas”. Además, no solo hablamos de aprender a usar el programa (recordemos, GIGO), si no de tener la suficiencia computacional. ¿A qué me refiero con eso? Tratando de hacer un script en Matlab de acuerdo a la literatura, en algún lado y fórmula tenemos que utilizar un remuestreo factorial (n!, 1x2x3 … (n-1) x n), en ese momento comprendí  porque Matlab me arrojó un error y casi me da una bofetada, dado que yo quería calcular aprox. (5,000!), y Matlab solo tiene confianza de calcular números con una magnitud de 10^15.

Ahora la biología y ecología va a tener que hacer uso de la bioinformática en manera desmedida, reto que los nuevos biólogos y ecólogos van a tener que afrontar sin ver para atrás. Pero hay que recordar y hacer hincapié en esto, debemos saber utilizar los programas y paquetes de datos, pero también debemos saber qué es lo que nos dicen los números.

Para calcular curvas de rarefacción, les podemos recomendar EcoSimSPADE o EstimateS, todos ellos programas de licencia libre, y sin duda también debemos recomendarles dentro de la librería vegan de R los comandos rarefy y rrarefy.

Creo que en la actualidad, la mayoría de las personas estamos conscientes del uso incontrolado de combustibles fósiles, esto ha provocado a nivel mundial una crisis energética. Esta crisis ha despertado el interés de generar fuentes de energía renovables, teniendo un impacto mínimo en el ambiente (Núñez, 2008).

Las energías renovables como suministro energético representan una alternativa que ofrece distintos beneficios como lo es la seguridad energética, beneficios ambientales, y en el ámbito económico, mayores empleos y opciones de nuevas tecnologías y negocios (Huacuz, 2000).

Es debido a lo anterior que se han hecho esfuerzos por desarrollar bioenergía. La FAO (Food and Agriculture Organization) define el término bioenergía como toda aquella energía derivada de materia de origen biológico (FAO, 2011).

México, como miembro de la FAO, desde su fundación en 1945, ha colaborado en distintos proyectos para el desarrollo de bioenergía, lo que lo ha llevado a otorgar apoyo a aquellas instituciones que realizan investigación y promueven el avance de nuevas tecnologías con el uso de materia de origen biológico.

México cuenta con un alto potencial para aprovechar los recursos naturales como fuente renovable de energía, pero este tipo de generación energética aún no es viable (Muñoz, 2006).

Pero a pesar de que todo se escucha muy lindo, los beneficios económicos y sociales que este tipo de energía proveniente de fuentes de biomasa pueden ser contrastados con sus perjuicios; el desarrollo de esta tecnología puede ser contradictorio a sus fuentes, por ejemplo, el caso del bioetanol que para su producción es necesario contar con áreas de cultivo extensas, y poder cubrir con las altas demandas de materia prima que requiere, compitiendo a su vez con la demanda de la alimentación.

Una de las alternativas más prometedoras, pero que aún están en desarrollo, es el uso de microorganismos capaces de generar energía renovable y carbono neutrales, todo esto sin daño al ambiente (Falcón, 2009). Una de las formas de utilizar a los microorganismos para producir energía eléctrica a partir de la degradación de materia orgánica es el uso de celdas de combustible microbiano (CCM); en 1931, B. Cohen en la Universidad de Baltimore, construyó  las primeras CCM (Godínez, 2008), la cual consta de un dispositivo compuesto por dos cámaras: ánodo y cátodo (electrodos con capacidad de producir una reacción de oxidación y reducción, respectivamente), una membrana de intercambio de protones y sobretodo la materia prima: sustrato y microorganismos capaces de transmitir electrones (Carmona-Martínez, 2007). Los microorganismos que cuentan con esta característica son llamados electrígenos. El género de bacterias Geobacter tiene una gran capacidad de oxidación de metales, al ser un aceptor terminal de electrones en su proceso de respiración (Giometti 2006)

Las CCM pueden tener distintas aplicaciones en lugares alejados con ausencia de infraestructura eléctrica, así como su uso como un método de biorremediación al utilizar aguas residuales como sustrato (Falcón, 2009), pero aún se encuentran en etapa de investigación.

Hace algunos años e incluso hoy en día, se llevan a cabo estudios relacionados a la optimización de esta tecnología; estos estudios son realizados por distintos centros de investigación, por ejemplo: en el Instituto de Ecología en Oaxaca, se diseñaron dos CCM con variables distintas (tamaño, volumen de cámaras, etc.) para evaluar el uso de un consorcio de bacterias sulfato-reductoras en la generación de energía, donde se encontró que el potencial generado en ambos casos, estuvo dentro de los valores intermedios reportado por otros autores, concluyendo que el sistema es adecuado para el estudio y posterior optimización de diversas variables del proceso (Villareal et al., 2006).

Por otro lado, científicos de la UNAM estudian la bacteria Geobacter sulfureducens, que se alimenta de compuestos orgánicos y reduce metales, produciendo electricidad. Además, ofrece un gran potencial en la biorremediación de ambientes contaminados con metales pesados como Uranio, Vanadio y Cromo. Por ello, la especialista del Instituto de Biotecnología (IBt), Dra. Katy Juárez López, usó por primera vez en el país, la bioestimulación de Geobacter sulfureducens para recuperar la Ex Hacienda El Hospital, en el municipio de Cuautla, Morelos, un sitio contaminado por Cromo. Al mismo tiempo, analiza la regulación de la expresión genética de los filamentos que poseen, llamados pili, que tienen la importante función de conducir la electricidad (Boletin UNAM, 2008).

El papel que juega México en la búsqueda de fuentes de bioenergía puede llegar a ser importante si se apoya a la infraestructura necesaria para el desarrollo de nuevas tecnologías amigables con el ambiente.

México esta de manteles largos dado que el lunes pasado el gobierno mexicano hizo pública su Estrategia Nacional de Cambio Climático (ENCC), producto de la Ley General de Cambio Climático (LGCC). Esto es sin duda un gran paso para México en este tema al poner un plan de acción para la mitigación y adaptación ante este fenómeno.

  • ¿Que es esta ENCC?

“La Estrategia Nacional de Cambio Climático es el instrumento rector de la política nacional en el mediano y largo plazos para enfrentar los efectos del cambio climático y transitar hacia una economía competitiva, sustentable y de bajas emisiones de carbono”

  • ¿Para que sirve?

Para describir “…los ejes estratégicos y líneas de acción a seguir con base en la información disponible del entorno presente y futuro, para así orientar las políticas de los tres órdenes de gobierno, al mismo tiempo que fomentar la corresponsabilidad con los diversos sectores de la sociedad. Esto con el objetivo de atender las prioridades nacionales y alcanzar el horizonte deseable para el país en el largo plazo”

Algo que debe de verse detenidamente es que la ENCC tiene una visión a 10, 20 y 40 años, entonces si las cuentas no me salen mal, para el 2050 México debería de ser un país que este cumpliendo los acuerdos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, ser un ejemplo para los demás países y, de cierto modo, asegurar un “próspero” futuro, por lo menos hasta el 2100, pero “…es importante mencionar que la Estrategia no es exhaustiva y no pretende definir acciones concretas de corto plazo ni con entidades responsables de su cumplimiento”, pequeño detalle. Esto tal vez lo pueda comprender porque me imagino que hacer la ENCC no es tarea fácil, y menos hacerla en 9-10 meses, pero no hay que dejar de ver que eso es al corto plazo, quizás este sea el primer paso de que México haga algo a largo plazo. Aunque todo eso se viene abajo cuando alguien definirá “…los objetivos sexenales y acciones específicas de mitigación y adaptación cada seis años, mientras señala entidades responsables y metas”. Yo espero que esos objetivos comiencen con la palabra “Continuar…” y que no cada sexenio se cambie la visión para lo urgente y no lo importante.

Son muchos los detalles que deben de revisarse a fondo por toda la comunidad, pero aun así aplaudo, me pongo de pie y hago una ovación, por los capítulos (donde está lo mero bueno):

  • Pilares de la política nacional de cambio climático (“…integra un breve análisis de la política en el país en cambio climático”)
  • Adaptación a los efectos del cambio climático (“…incluye escenarios climáticos y una evaluación y diagnóstico de la vulnerabilidad y capacidad de adaptación en el país”)
  • Desarrollo bajo en emisiones / Mitigación (“…incorpora un panorama sobre las emisiones del país, las oportunidades de mitigación, el escenario y las emisiones de línea base y trayectoria objetivo de emisiones”)

Cada uno merece revisarse por separado.

P.S. Algo que me preocupó demasiado es que el sur de Sonora y el norte de Sinaloa están en focos rojos (además de todo el sur del país).

P.S. 2. ¡Feliz Día Internacional del Medio Ambiente!

Secuenciación masiva de ADN

Ya son más de 30 años desde que se describió por primera vez el método convencional de Sanger para la secuenciación de ADN que durante muchos años ha sido la fuente de información sobre genomas de distintos tipos de organismos: procarióticos, archea y eucarióticos, y es a través de estos estudios de los cuales ha quedado en claro las limitaciones (rendimiento y costo) y necesidades de obtener mayor información (Ronaghi, 2001).

La secuenciación masiva surge del desarrollo de la Secuenciación de Siguiente Generación (NGS, por sus siglas en inglés: Next Generation Sequencing), la cual ha permitido el desarrollo de técnicas eficientes y de alto rendimiento (Xu, 2006), menos costosa y más rápida (Quince, et al., 2011).

Las plataformas más utilizadas tanto en estudios de ensamblado de genomas completos como en estudios de diversidad son: Illumina (Solexa) y Pirosecuenciación 454 (Roche).

La primera, Illumina, es una plataforma basada en la secuenciación por síntesis, la cual provee de lecturas pequeñas de hasta 200 pares de bases, pero la secuenciación es simultánea lo cual asegura la obtención de miles de pequeñas secuencias en pocos días (Mardis, 2008a). Esta plataforma es mayormente utilizada para el ensamblado de genomas completos y algunos pocos estudios de diversidad. La técnica de Illumina se basa en una PCR tipo puente, la cual se describe en la siguiente figura:

fig1

Figura 1. PCR tipo puente desarrollada para la secuenciación por la plataforma Illumina. Modificado de:  Mardis, 2008b. Click en la imagen para ampliarla.

Por otro lado, la plataforma de Pirosecuenciación 454, desarrollada por Roche, permite la obtención de secuencias de mayor amplitud que Illumina, de hasta ¡1000 pares de bases! y en menor tiempo, es decir, en ¡horas! El principio de esta tecnología se basa en la llamada PCR de emulsión, la cual permite la amplificación del ADN dentro de un micro-reactor, como lo podemos observar en la siguiente figura:

fig2

Figura 2. Preparación de ADN y PCR de emulsión  (Mardis, 2008b).

El desarrollo de este tipo de tecnologías han llevado a nuevos retos, los cuales se basan en la pregunta: ¿Y ahora qué hacemos con los miles de secuencias obtenidas? para ello, la Bioinformática ha ayudado a poder analizar estas secuencias, pero de ello hablaremos en otra ocasión.

Muchas veces hemos escuchado que algo esta “retroalimentando al cambio climático” , pero ¿que nos quiere decir eso? La idea mas cercana y simple será que algo esta cambiando, y en sí, eso es. Pero ¿Como ocurre esto?

Un ejemplo básico sería el de dióxido de carbono (CO2) con la quema de combustibles fósiles. El CO2 es un gas de efecto invernadero que forma parte de la composición atmosférica. Este gas, junto con muchos otros como el vapor de agua, el metano y el óxido nitroso, pueden retener el calor o energía emitida por la superficie terrestre provocada por la radiación solar (Figura 1). Esto hace que nuestro planeta no sea una masa congelada. Pero ¿Qué pasa cuando este gas aumenta su concentración en la atmósfera? Simplemente retiene mas calor o energía, aumentando la temperatura. Por lo tanto, mientras más CO2 sea emitido por la quema de combustibles fósiles, la concentración de CO2 aumentará en la atmósfera, incrementando la temperatura.

Lo anterior fue un ejemplo de como por causas antropogénicas se esta “retroalimentando al cambio climático”. Pero no todo en esta vida son combustibles fósiles. Los ecosistemas también reaccionan a estos cambios, motivos por los cuales existen demasiadas incertidumbres sobre que pasará en los próximos años y décadas.

Imaginemos que nosotros estamos acostados en nuestra cama con una  cobija que nos protege del frío (recordemos que las cobijas no hacen que aumente la temperatura, si no que funcionan para atrapar el calor corporal que nosotros emitimos) y nos mantiene a una temperatura agradable, pero de manera inusual esta cobija empieza a engrosar y cada vez tenemos más y mas calor,  debido a que la cobija esta reteniendo mas calor. Este es un ejemplo de retroalimentación muy básico, sencillo y, tal vez, uno de los principales agentes del cambio climático.

Figura 1. Una capa de gases de efecto invernadero (principalmente vapor de agua y mucho menores cantidades de CO2, CH4, NOx) actúa como una cobija térmica sobre la superficie terrestre. Imagen obtenida de aquí

Otro ejemplo de retroalimentación al cambio climático debido al aumento en la temperatura global son los derretimientos de ecosistemas boreales (donde esta nevando la mayor parte del año). Este tipo de ecosistemas son muy productivos (en términos de creación de biomasa, es decir, acumulan carbono) dado que no tienen como limitante el agua,  aunque no siempre disponible debido a que esta congelada. Empecemos con la primavera donde existen temperaturas propias para el crecimiento de la vegetación. Después, al momento en que el otoño llega, la vegetación pierde sus hojas acumulándose en los suelos. Finalmente en invierno, esta hojarasca se congela debido a las bajas temperaturas, pero no se alcanzo a descomponer. Así, año tras año se han ido acumulando grandes cantidades de hojarasca en esos suelos, es decir, son suelos muy ricos de materia orgánica  (almacenando carbono) y nutrientes, pero no pueden ser aprovechados ya que son suelos congelados, es decir, existe un almacén de carbono en esos suelos. Ahora, ¿Que pasará si la temperatura sigue aumentando? En estos ecosistemas los inviernos ya no serán tan fríos, provocando un descongelamiento de esos suelos, promoviendo las condiciones apropiadas para la descomposición de la materia orgánica (agua, nutrientes, temperatura) que por quien sabe cuantos años se ha ido acumulando; simplemente va a ser como una bomba que va a emitir CO2 “retroalimentando al cambio climático”.

Es cierto que el CO2 es uno de los principales agentes del cambio climático y que el aumento en la temperatura es un efecto ampliamente reconocido, pero muchas veces dejamos por un lado el gas que compone en su mayor parte a la atmósfera, que es el vapor de agua y su efecto contrario al aumento en la temperatura. ¿Como es que el vapor de agua puede retroalimentar al cambio climático? Bueno, esto llega con la creación de los grandes sistemas agrícolas. Antes, la agricultura se practicaba con el agua que llegaba con las lluvias, pero ahora hemos creado sistemas de riego, haciendo que el agua este siempre disponible para la agricultura. Ahora, esta agua se utiliza para regar grandes extensiones de campos agrícolas. Entonces, el agua tiene varios caminos: las plantas la aprovecha, se infiltra en el subsuelo,  se evapora o se evapotranspira. Vamos a fijar nuestra atención en estas dos ultimas. La evaporación ocurre por el cambio de fase de líquida a gaseosa del agua debido a un cambio en su temperatura, mientras que la evapotranspiración ocurre por la pérdida de agua en forma de gas por los estomas de las plantas. De esta forma llega el vapor de agua a la atmósfera. Entonces, habiendo mayor concentración de vapor de agua, en algún punto de la atmósfera el vapor de agua se va a condensar y formará nubes. Las nubes van a provocar que una menor cantidad de radiación solar llegue a la superficie terrestre, provocando un efecto de enfriamiento “retroalimentando al cambio climático”.

Los tres ejemplos de cambio climático tienen distintas raíces, pero debemos reconocer que estamos alterando los patrones climáticos a nivel mundial. Mientras que el primer ejemplo (calentamiento) es un efecto directo de las actividades antropogénicas, el segundo es un efecto indirecto provocado por el primero. El tercer ejemplo (enfriamiento) también puede ser considerado como un efecto directo ocasionado por el ser humano, pero no debemos confundir este efecto como algo bueno. Además este efecto de enfriamiento puede ser algo aislado a algunas regiones (Liga 2), ya que existen estudios de que la evapotranspiración esta disminuyendo a nivel global (Liga 6).

Aquí les dejo algunas ligas a artículos científicos que hablan sobre estas “retroalimentaciones” al cambio climático.

Liga 1 Liga 2 Liga 3 Liga 4 Liga 5 Liga 6

Exactamente como lo dice el título, aunque la verdad no hay lugar que pises donde no haya algún organismo vivo, y precisamente me estoy refiriendo a los microorganismos, ahí están aunque no podamos verlos a simple vista.

Pero, ¿qué son y qué hacen ahí?, bueno, eso mismo se preguntaba Antonie van Leeuwenhoek en 1674, cuando por primera vez pudo observar los microorganismos en una gota de lluvia, quedando estupefacto ante la cantidad y formas de estos. Hasta la fecha, nos seguimos haciendo estas mismas preguntas, pero para ello, ya hay ciencias que nos ayudan a resolver las incógnitas.

La ciencia que se ha estado ocupando de esto es la ECOLOGÍA MICROBIANA, la cual estudia a los microorganismos planteándose las siguientes preguntas principales: primeramente, ¿qué microorganismos hay ahí? refiriéndose a diversidad, incluyendo estructura de sus comunidades y estudios sobre su evolución; ¿qué hacen ahí? la función que realizan a nivel micro-hábitat hasta nivel ecosistema, así como sus relaciones con otros organismos y por último, ¿cómo se ven afectados ante cambios ambientales en su hábitat? su respuesta ante cambios drásticos a nivel micro-hábitat hasta nivel ecosistema, así como su afectación ante las actividades antropogénicas y el cambio climático actual.

Pero, es que acaso, ¿hay tantos microorganismos como para dedicarse solo a su estudio? La respuesta es SI, hasta el día de hoy se estima que conocemos cerca del 1% de todas las especies de microorganismos. Entonces, ¿qué hay del otro 99%?, lamentablemente, he decirles que no lo sé, pero lo que sí sé, es que se están realizando esfuerzos descomunales por incrementar ese 1%.

El motivo por el cual este 1% no ha aumentado, es porque algunos microorganismos requieren de condiciones muy específicas para desarrollarse, desde proporciones de nutrientes específicas, temperaturas específicas, pH específico, etc., así como también hay algunas especies que su desarrollo es muy lento, y no crecen rápidamente en medios de cultivo, esto hace casi imposible determinar las condiciones exactas de cada uno de ellos.

En la actualidad, la forma de estudiar esta diversidad de microorganismos, es extrayendo ADN de muestras ambientales como suelo, sedimentos marinos, etc., hasta de nuestra flora intestinal. Una vez que obtenemos este ADN, se realiza un proceso llamado PCR (Reacción en cadena de la polimerasa) el cual nos permite obtener muchas copias sobre partes del ADN que nos ayudarán a la identificación de las especies, pero no sin antes secuenciarlo. Estas partes del ADN que nos interesan pueden ser muy variables entre especies, de modo que permite que se diferencien entre ellas.

¿Alguna vez han hecho una PCR? Si no ¡esperen próximos posts!

Hay ocasiones en que nos preguntamos ¿De verdad existe el cambio climático? ¿Esta pasando? ¿Donde esta pasando? El cambio climático existe y esta ocurriendo ahora y en todo el planeta, aunque todavía existen personas que no creen en él (Cook et al 2013).

El efecto mas conocido y popular de este fenómeno es el aumento en la temperatura, y el causante mas conocido y popular del aumento en la temperatura es el incremento en la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera terrestre, principalmente debido a causas antropogénicas. En los últimos días, se acaba de romper un récord histórico al llegar a las 400 partes por millón de CO2 en la atmósfera. Los efectos de esto los estamos viviendo, pero aun así no sabemos con certeza que pasará en años venideros.

Figura 1. Promedio diario anual (Mayo 2012/Mayo 2013) de la concentración de CO2 atmosférico en el observatorio de Mauna Loa, Hawaii. Imagen obtenida aqui

Algunos eventos que se han relacionado al cambio climático, en especial al calentamiento global, son sequías que produjeron una disminución de la producción primaria (producción de biomasa, almacenamiento de carbono en tejidos de las plantas; Ciais et al 2005); inusuales muertes de grandes extensiones de bosques al rededor del mundo en la ultima década (Allen et al 2010); primaveras falsas (cortos periodos de temperaturas cálidas ‘antes de tiempo’, que provocan un florecimiento temprano de la vegetación; Ellwood et al 2013); cambios en los patrones de precipitación (Knapp et al 2008); así como sus consecuencias ocultas, como el aumento de la respiración de suelo (CO2 que emana del suelo debido a la respiración de las raíces, así como por la descomposición de materia orgánica debido al metabolismo de los microorganismos, aportando más CO2 a la atmósfera; Davidson & Janssens 2006); cambios en la ecohidrología de los ecosistemas (Adams et al 2012); perdidas económicas debido al florecimiento temprano de la vegetación seguido por heladas (Knudson 2012); y cambios en la dinámica de la vegetación debido a los cambios en los patrones de lluvias (Weltzin et al 2003).

En México son pocos los estudios (al menos que yo conozca, si saben de más nos dicen) sobre los efectos del cambio climático en el país. Pavia et al (2008) hicieron un análisis a nivel nacional sobre las tendencias de temperatura, y sin ser sorprendente encontraron que el aumento en la temperatura en México esta ocurriendo. Arriaga-Ramírez & Cavazos (2010) reportaron que los patrones de lluvia están cambiando para el noroeste de México. Tampoco México se encuentra exento de cambios ecohidrológicos debido a los cambios de la vegetación (Pérez-Suárez et al 2013).De una manera indirecta, Diffenbaugh et al (2008) mencionó que México es un hot spot en cuestión al cambio climático.

Todo lo anterior, aunado a la presión antropogénica que sufren los ecosistemas en el país (Calderon-Aguilera et al 2012) y demás efectos no mencionados, nos hacen pensar ¿De verdad existe el cambio climático? ¿Esta pasando? ¿Donde esta pasando? Es cierto, el cambio climático esta pasando aquí y ahora, pero lo que es mas cierto aun es que no sabemos que pasará (Cox et al 2000).

¡Hola a todos!

Aprovechando que en estos tiempos es muy fácil publicar en la web (solo necesitas una computadora, conexión a internet y voluntad), vamos a empezar este blog sobre ecosistemas (principalmente terrestres) y alguna que otra curiosidad científica. Vamos a tratar que esto sea tan informalmente formal como sea posible. ¿A qué nos referimos con esto? Vamos a hacer posts de ciencia, pero que sean amigables para el lector, haciendo referencia a literatura científica. Si alguna vez han leído o tratado de leer algún articulo científico, se habrán dado cuenta que no es como leer Mecánica Popular, National Geographic, o cualquier otro tipo de revista de divulgación científica. Leer artículos científicos es un arte y se ocupa técnica (o maña) para hacerlo y hacerlo bien. Lo que haremos (principalmente) será digerir (leer) estos artículos científicos (los que nosotros queramos, aunque pueden mandar sugerencias) y tratar de resaltar lo mas importante.

Nosotros vamos a publicar los días miércoles y viernes obligatoriamente (sino les debemos un chocolate). Muy posiblemente hagamos más publicaciones los otros días de la semana, pero serán notas breves de algo que nos haya llamado la atención. Esperamos que con esto se generen discusiones entre los lectores y, además, compartamos el conocimiento que cada uno tiene con los demás. Estamos consientes que no somos expertos en todo y que nos hacen falta muchos años por recorrer para ser expertos en algo, por lo que les agradeceremos nos hagan saber cualquier error, malentendido, o cualquier cosa que este mal, para hacer su debida corrección.

¡Esperen nuestras próximas publicaciones que haremos y gracias por su tiempo!